¡Quiero Divorciarme!

por: Adriana Hincapié

Abogada Ley Colombiana & Mediadora de Familia

 

Todos sabemos que un Divorcio es un paso muy doloroso, en el que todas las ilusiones, los planes y el futuro para la familia se derrumban, generando una inestabilidad emocional y económica que golpea duramente a todos sus miembros.

Cuando nos casamos, lo hacemos pensando en compartir toda una vida, en crecer juntos como personas, como familia y aunque sabemos que puede darse la eventualidad del divorcio algún día, nunca estamos preparados para cuando llegue el momento. Una vez surgen los problemas dentro del matrimonio, algunas personas buscan ayuda profesional de distinta índole: algunos acuden ante su asesor espiritual, otros ante su asesor legal o, en otros casos, ante un amigo, familiar o consejero y cada uno le brinda la solución desde su especialidad y, sin considerarlo inadecuado, en mi concepto, creo que sí puede llegar a ser insuficiente; sin embargo, existe un medio que pudiendo reunir todos estos elementos de ayuda, se convierte en una forma muy completa para resolver el conflicto familiar y es el proceso de la Mediación.

Tratar el divorcio utilizando la Mediación Familiar implica establecer la posibilidad de diálogo entre las partes para buscar un acercamiento que haga menos dolorosa y compleja la situación, sobre todo cuando hay hijos de por medio.

La Mediación implica que una tercera persona llamada Mediador(a) quien actúa de forma neutral ante las partes, las invita a un diálogo, donde son ellas directamente quienes acuerdan todos los asuntos generados por el divorcio tales como la custodia y visita de los hijos menores, la cuota alimentaria, la repartición de bienes y, cualquier otro asunto que les afecte. Ahora bien, si las partes o alguna de ellas no quiere reunirse con la otra, bien sea por temor o por otra razón, la mediación puede realizarse en audiencias separadas; es decir, el Mediador de Familia se reunirá en privado con cada una de ellas. Tengo que aclarar que cuando se cita a una Mediación, no significa que el Mediador de Familia va a buscar una reconciliación de la pareja, sino que va a procurar que ese divorcio se realice de común acuerdo, dentro del mayor respeto, consideración y comprensión entre las partes.

 

Hay que tener en cuenta que si bien es cierto que el divorcio rompe el vínculo matrimonial, o sea que la pareja deja de ser esposos, no sucede lo mismo con el vínculo de paternidad; es decir, el lazo filial que une a padres e hijos no se rompe por el divorcio de los padres, lo cual significa que seguirán siendo padres e hijos durante toda la vida y así mismo continuarán sus deberes y responsabilidades mutuas, siendo ello prioridad para el Mediador.

Debo resaltar también que resolver el Divorcio mediante Mediación tiene muchas ventajas además de mejorar la comunicación entre las partes, también es muy económico, rápido, confidencial y las partes pueden acudir sin abogado si así lo desean y puede hacerse antes de la demanda en la Corte o, una vez se haya iniciado la demanda de divorcio. Cuando se inicia antes de que haya una demanda de divorcio, es porque las partes están de acuerdo en divorciarse y acuden ante un Mediador para acordar los términos de ese divorcio, en relación con sus hijos, con los bienes adquiridos, con las deudas contraídas, etc., y una vez alcanzado el acuerdo, éste regirá para las partes como cualquier contrato que han firmado y deben cumplir o, de otra forma, cualquiera de ellos podría exigir el cumplimiento ante la Corte. Una vez alcanzado el acuerdo, deben presentar los documentos de divorcio ante el Juez, junto con la Mediación, para que el Juez expida la sentencia de Divorcio. Ahora bien, si las partes ya se encuentran dentro de un proceso judicial y, probablemente ya tienen abogados peleando por los derechos de cada uno, el Juez va a ordenar que vayan a Mediación para tratar de que resuelvan sus diferencias mediante el diálogo y cuando alcancen el acuerdo, éste se remitirá al Juez para que lo incorpore; si no hubo acuerdo, entonces el Juez decidirá y emitirá la sentencia de divorcio. Recuerde que si se quiere divorciar puede hacerlo sin convertirlo en una guerra innecesaria donde va a gastar más dinero, más tiempo, se va a estresar y lastimar mucho más a usted mismo(a) a sus hijos as) y a toda su familia, por lo que a través de la Mediación Familiar va a lograr el mismo objetivo pero de una manera rápida, económica y pacífica

¡Usted decide!

www.adrianahincapie.com

Abogada Ley Colombiana & Mediadora de Familia

407-731-4068.

Comenta este artículo