Falcao, El Tigre Humano

por: Nixon Andrés Carranza Pérez

22 de enero, medio día en Colombia y desde territorio francés llegan noticias tristes para la nación. Transcurría el minuto 39 del partido entre el Chasselay y el Mónaco por los octavos de final de la copa francesa, Radamel Falcao García Zárate era derribado en el área por un jugador rival y tuvo que abandonar la cancha. Resultado: rotura de ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda.

Desde ese mismo momento los seguidores del jugador colombiano, y se podría decir que toda la nación, se tomaron las redes sociales y empezaron a enviar mensajes de ánimo al delantero nacional usando frases como “FuerzaFalcao”. Por la cabeza de muchos aficionados del balón pie pasa la idea: “Falcao se va a perder el mundial”, para el jugador en su momento la tristeza era evidente a la hora de pronunciarse en público. “Quiero agradecerles a todos ustedes por tantos mensajes de apoyo en las últimas horas, me he emocionado muchísimo con el cariño que me muestran desde diferentes partes del mundo. No voy a esconder que mi tristeza es enorme, mi corazón está destrozado, pero cuento con la esperanza del tamaño de un grano de mostaza al cual me aferro, y es suficiente para creer que mi ilusión por participar en el mundial todavía está viva. Dios hará posible lo improbable, en él creo yo!” fue la primera reacción del Tigre en las redes sociales luego de su lesión.

 

 

De ahí en adelante comenzaron inagotables muestras de valor, superación, esfuerzo por parte del jugador nacido en Santa Marta y las cuales se convirtieron en esperanza para quienes pensaron que el astro del fútbol era una pieza importante para que la selección colombiana, logre una destacada participación dentro del mundial Brasil 2014. Medios deportivos, técnicos, jugadores e hinchada trataron de armar una posible Selección Colombia sin Falcao García. Se analizaron los delanteros nacionales que actúan en las diferentes ligas del mundo. Jackson Martínez, Carlos Bacca, Adrian Ramos y hasta Dayro Moreno, que juega en Millonarios, quienes se creían formarían parte del rompecabezas que solo el técnico José Pékerman dio a conocer el pasado dos de Junio. Lista en la que se oficializa la participación de 23 jugadores en los que no se convoco al “tigre” por considerar que su lesión aun no ha sido superada.  Mientras tanto Falcao sigue en su proceso de recuperación. Tras darse a conocer la lista de los convocados al mundial,  Falcao expresó  en  rueda de prensa,  “es un momento difícil. Tenía mucha ilusión de participar en el Mundial, más allá de la lesión. El apoyo de la gente me ayudaba para dar lo mejor de mí, pero no quería quitar un lugar a un compañero que estuviera al 100 por ciento y ser irresponsable con mi salud. Fuimos sensatos y prudentes para saber que todavía falta para poder jugar”, comentó.

 

 

Se escuchan voces de aliento que impregnan entusiasmo y que reconocen el ser humano dentro del jugador famoso y valorado por su buen desempeño en las canchas nacionales e internacionales. Voces como la de Michael Steven, un niño de apenas doce años de edad, quien le dijo a Falcao lo que nadie le había dicho hasta ese momento. Ni siquiera el cantautor que a través de Youtube le pedía a Dios que le sanara la pierna a Falcao para que llegara al mundial, fue capaz de escribir una línea tan profunda como la frase que pronunció el pequeño fanático del jugador colombiano “Le pido a Dios que te sane tu rodilla, no para que estés en el mundial sino para que te mejores mejor”, así, en su lenguaje infantil, en medio de lágrimas y lleno de emoción por conocer a su ídolo, Michael Steven puso a llorar al “tigre”. Con este mensaje el pequeño le recordó a muchos aficionados, que lo más importante es reconocer el ser humano dentro del jugador; que delanteros hay de sobra en Colombia con talento como el de Falcao, pero en el mundo solo hay un Radamel Falcao García Zárate y al compatriota es a quien necesitamos presente, no en el mundial, sino en la capacidad plena de vida

 

Rehabilitación Falcao  //Fotografía: Facebook Falcao-PUMAFootball

Comenta este artículo